El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

     
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"MORANTE, MANZANARES Y FORTES DESTAPAN EL TARRO DE LAS ESENCIAS EN SALAMANCA"

   

16/Septiembre/2012

mundotoro.com - Paula Zorita

Salamanca

Llegará un momento en el que los recuerdos serán nuestra mayor riqueza, sólo tenemos que tener memoria para poder rebuscar en ese rincón de nuestro cerebro en el que se almacenan tanto los buenos como los malos recuerdos. No está mal recuperar recuerdos, esos que están en nuestra memoria, pero no se puede vivir de ellos. La tarde de hoy ha estado plagada de momentos interesantísimos que merecen especial apunte en nuestra memoria. Así, mañana o dentro de unos cuantos años, cuando Morante peine canas, Manzanares esté enseñando a su hijo a torear y Fortes esté en la plenitud de su carrera, podamos 'sacarlos' y comentar la tarde que vivimos el 16 de septiembre de la Feria del 2012. El público de La Glorieta vive obsesionado desde que Morante paró el tiempo toreando aquella tarde de Feria de 2005 a dos toros que precisamente eran de El Pilar, ganadería de hoy. Se obsesionan y exigen ese toreo, el de ese día. Imposible. No se puede repetir. Sugiero que disfruten de lo que hace cada tarde, que en la de hoy, ha habido mucho para recordar, sobre todo con su primer toro del que me atrevo a decir que ha sido el mejor toreo de la Feria. También tenemos una memoria selectiva, la que nos hace diferenciar casi sin darnos cuenta de lo bueno y de lo malo. Hagamos selección de lo mejor de las faenas de Manzanares, la primera, buenísima, con un gran toro de El Pilar, sobre todo por el pitón derecho, el segundo de su lote, también bueno, gran toro, de no ser porque se lesionó. Y recordemos también esos dos grandes puyazos protagonizados por los picadores de su cuadrilla, Barroso y Chocolate. Por último, aunque más importante, esta tarde será recordada por la puerta grande de Jiménez Fortes, ese joven torero que deja a todos boquiabiertos con su valor natural y que abrió la puerta grande de hoy. En la memoria de todos quedará el tremendo susto que nos dio Jiménez Fortes cuando al lancear al primero de su lote, tercero de la tarde, se cayó delante de la cara del toro. Estuvo a su merced durante largos Instantes y recibió una fuerte paliza sin graves consecuencias. El detalle torero a recordar en banderillas corrió a cargo de Martín Blanco, que se desmonteró. Con la muleta, Fortes realizó una faena encimista a un toro de El Pilar noble, que respondió siempre y se empleó y que pidió más sitio del que el malagueño le dio. Le recetó tandas en terrenos comprometidos, entre el acuerdo y el desacuerdo del público y un final en cercanías que mantuvo en vilo al público. Entró la espada y cortó la primera oreja. Mejor se le vio con el sexto del festejo, que metió bien la cara ya en el capote del malagueño. Lo recibió a la verónica con mucho gusto. Después le realizó un quite por chicuelinas muy ajustadas, de mano baja y tras brindar al ganadero, Moisés Fraile, lo sacó a los medios sin obligarle de primeras. Comenzó con la diestra, lo citó de lejos y el toro fue humillado en las telas de Fortes, largo y con muchísima calidad sobre todo por el pitón derecho. La faena bajó algo en intensidad con la zurda y tras un leve respiro, volvió a ponerse con él con la diestra, lo toreó por circulares comprometidos y de nuevo hubo arrimón final. Después de una estocada entera, cortó otra oreja. Manzanares se llevó un buen lote de El Pilar, un primero con mucha transmisión y un quinto del que recuerdo una gran entrega y humillación hasta que se quedó, por falta de fuerza por lo que pareció ser una lesión o similar. Su primero empujó con fijeza en el peto, Barroso aguantó el segundo puyazo y fue aplaudido después del tercio de varas. Fortes entró al quite con gustosas y apretadas chicuelinas. Y lo mejor, pronto y en la mano. Manzanares le dejó la muleta y el toro repitió con transmisión. El alicantino lo llevó suave, dándole tiempos entre tanda y tanda y bajándole mucho la mano. El toro respondió siempre con buen son por el derecho, por el izquierdo bajó la intensidad de la faena y volvió para exprimirlo con la diestra. Tras una buena estocada, cortó una oreja. Para recordar fue también el emocionantísimo tercio de varas al segundo de su lote, protagonizado esta vez por Pedro Morales 'Chocolate', con la plaza en pie ovacionando al varilarguero. El toro elevó al caballo y Chocolate se mantuvo firme con la puya, finalmente fue derribado aunque sin consecuencias. Manzanares puso mando con la muleta a un toro rebrincadito de primeras, con transmisión y prontitud. Llegó a sacarle muletazos limpios por la diestra pero el toro flojeó pronto, encongiéndose de Panera extraña de los cuartos traseros, algo que condicionó ya la faena. El toro no pasaba, aunque lo intentaba, humillado y con nobleza. Cerró por manoletinas y tuvo problemas para que el toro se mantuviese en pie a la hora de la suerte suprema. Dejó una estocada entera y fue ovacionado. Después de la devolución del primero, saltó al ruedo otro sobrero de El Pilar y llegaron momentos que son dignos de ser recordados, aunque sólo sea por el gusto con el que se ejecutaron. En manos de Morante, claro está. El primero bis de El Pilar, resultó rebrincado en los primeros tercios. Morante le recetó un inicio por abajo clave para el devenir de la Faena, flexionó la rodilla y lo enceló en los engaños. El toro se templó y ya le hilvanó una tanda muy compacta por el derecho de primeras. Se sucedieron dos más, uno algo irregular, con el toro protestando por la justa bravura y otra de lío y muy jaleada. Por el izquierdo, extraerle los muletazos fue mérito del torero, al toro le costó pasar un mundo y Morante, con paciencia se los sacó, hondos y templados. Derrochó estética y ganas ante un toro que no terminó de romper. Recetó un final con ayudados por alto de mucho sabor mientras sonaba ya un aviso. Un 'metisaca' y una estocada entera dejaron el premio en ovación. Hondo y con kilos el cuarto de la tarde que echò las manos por delante en el capote. Morante le realizó un quite por verónicas, una primera muy suave, el resto, deslucidas por el toro, que embistió a oleadas. Después de un gustoso inicio de muleta desde la barrera rematado con un trincherazo, intentó sacarle algo a un toro que estaba vacío y no se entregó de manera franca nunca, que cabeceó y se quedaba corto. Lo macheteó y abrevió. Donde se extendió fue con la espada, pinchó y dejó una media. Leves pitos. Este último toro es digno de memoria selectiva más que de la de largo plazo, resultó el más deslucido del encierro y Morante se llevó una bronca desproporcionada al salir de la plaza, pero propiciada por los recuerdos de aquella tarde de las que le hablaba al principio. Quieren que se repita. Imposible.

Manzanares en 2012 en Salamanca. Foto de Joserra Lozano     Manzanares en 2012 en Salamanca. Foto de Joserra Lozano

  <<Crónicas
videoC+
mundotoro
burladero
toroslidia
cetnotorolidia
toros
las-ventas
aplausos
eladelanto
la gacetadesalamanca
6toros6
tribuna
 
ganaderiaelpilar.es